domingo, 2 de agosto de 2009

SOY ANÉCDOTA (pues anda que nosotros)



No vamos a mentir, la verdà!!, y la verdà es que no nos habríamos leído este tebeo si el autor no nos lo hubiese regalado en un plan de superbuenrollo (y hasta nos lo dedicó y todo con un dibujín supermono, fíjate tú). Lo habríamos mirado, ojeado y hasta leído alguna página alternante que los dibujicos son muy graciosos y llaman pero leerlo, leerlo...........igual no, no por nà pero es que se nos acumula la faena... y... la crisis y eso (que como excusa para cualquier cosa no hay una mejor que lacrisisyeso).....

Pues que suerte que nos lo regaló y que bien que nos lo leímos porque pasamos y pasemos con él uno de los ratos más frescos, agradables, distraídos, buenos y divertentes de los últimos meses y si os habéis acercado ultimamente a nuestra batcueva de la cultura popular particular sabréis que lo estamos recomendando a todo diestro, siniestro y no siniestro que quiere pasar un rato parejo al que pasamos y pasemos nosotros pero si no habéis pasado (mal hecho) os lo recomendamos ahora que es agosto y solo un colajet en la ciutadella de noche y escuchando conciertos de saxo es más fresquito que este tebeo en cuestión.

Vampiros, mangas, una fotonovela de luchadores mejicanos, un intento de hacer monólogos de todo (uno de nuestros momentos favoritos por lo lógico, descabellado, atrevido, conmovedor, frustrado, tierno y humano) y un deus ex machina final delicioso. Quién da más, eh??. Y ni 10 euros cuesta, hija, que son solo 9,95 .

Así queda dicho, lectura obligada para agosto pero que podéis regalar, recomendar y repescar en septiembre, octubre, noviembre e incluso diciembre que os va a encantar.

Y por hoy ya está, que se nos va a ir el sol y queremos estar morenos como morenos, hasta luego, nenes.

AH!!!!, señor Guillem Dols (el autor de la golosina tebeística publicada por dolmen de la que estamos hablando y al cual no habíamos mentado aún con nombre y apellido) muchísimas gracias por todo, de verdà de la güena (la cual siempre es la mejor verdà), muchísimas felicidades, no cambie nunca y si cambia avisenos que igual cambiamos con ustè y ya sabe donde estamos y donde nos tiene para lo que haga falta y sea menester, ya sea un saludo, una recomendación tebeosa o un plato de lentejas gráficas.

Y ahora sí, en definitiva y una vez más: hastalueg.

1 comentario:

Ivan dijo...

Me encanta el uso del plural mayestático en este bloj.